A casi dos semanas de la erupción del Volcán de Fuego la actividad continua

 

A casi dos semanas de que el Volcán de Fuego en Guatemala presentara una intensa erupción que arrasó comunidades y dejó cientos de muertos y miles de desaparecidos, los volcanes de Pacaya, Santiaguito y Fuego han incrementado su actividad.

El 3 de junio el volcán hizo una erupción que afectó principalmente a la comunidad de San Miguel Los Lotes y los municipios de Escuintla y Sacatepéquez.

De acuerdo con información de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala (Conred), en Escuintla ocurrieron 101 fallecimientos en tanto que en Sacatepéquez ocurrieron 9.

Además, se estima que 197 personas permanecen desaparecidas, hay 57 heridos y 3 mil 617 permanecen en albergues.

En su totalidad, la erupción afecto a 1 millón 714 mil 387 principalmente en las comunidades de Chimaltenango, El Progreso, Escuintla, Guatemala, Quiché y Sacatépequez.

Asimismo, las cifras en daños a la infraestructura del país siguen en ascenso. Alrededor de 186 viviendas fueron destruidas, 750 están en riesgo, hay 5 carreteras afectadas y una totalmente destruida así como 2 puentes colapsados.

En un informe del Instituto de Vulcanología (Insivumeh) se indica que al momento en el volcán se han presentado entre 5 y 7 explosiones débiles y moderadas diarias que siguen expulsando ceniza a unos mil metros sobre el cráter y que provocan avalanchas de lodo y sedimentos volcánicos.

El volcán Santiaguito y Pacaya también expulsan ceniza, mientras que este último ha estado expulsando un río de lava que desciende lentamente por una de sus laderas.

Además, distintos pacientes que resultaron con quemaduras de gravedad han sido trasladados a Gasvelton, Texas, y a hospitales de México en donde reciben atención por las heridas provocadas por la erupción.

En el hospital infantil de Shriners en Galvestón se encuentran siete niños recibiendo atención médica.

En su reporte más actual, en Insivumeh precisó que debido a las constantes lluvias en el área del volcán se sigue registrando el descenso de lahares en las barrancas de Taniluyá y Ceniza, de aproximadamente 20 y 25 metros de ancho y dos metros de alto, con lo que provocan vibración a su paso.

El Insivumeh detalló que el material del lahar es pastoso y con bloques de rocas de hasta 3 metros de diámetro que arrastran troncos y árboles a su paso, y además, tiene altas temperaturas acompañadas de olor a azufre y vapor de agua.

El Instituto no descartó que por las lluvias se presenten lahares en cualquiera de las laderas principales del volcán.

Sky Alert

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre