Se termina el misterio, por fin abrieron el sarcófago negro de 2.000 años hallado en Egipto

Este jueves, científicos e ingenieros egipcios han abierto el misterioso sarcófago negro de gratino, descubierto a principios de julio en la ciudad de Alejandría.

El proceso de apertura del sarcófago fue interrumpido al inicio: después de que la tapa fuera levantada unos 5 centímetros se percibió un olor insoportable, por lo que la comisión de científicos ordenó a todos los espectadores no autorizados abandonar el lugar.

De este modo, los periodistas y curiosos tuvieron que salir, mientras que varios efectivos del Ejército egipcio pasaron a controlar el acceso. Después de ventilar el sarcófago los científicos continuaron con su apertura y se dieron cuenta de que estaba lleno de un líquido rojizo. En las redes sociales empezaron las especulaciones de que se podía tratar de algún tipo de veneno o mercurio rojo.

No obstante, poco después los rumores fueron desmentidos por el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, Mohamad al Vaziri, quien lideró la apertura. El funcionario anunció que el citado líquido son aguas residuales que entraron en el sarcófago por una fisura desde el edificio que se encontraba encima y el color se debe a que el agua se mezcló con el contenido del sarcófago.

Además, el científico ha despejado las dudas acerca sobre quién se encontraba dentro de este ataúd gigante, que permaneció sellado durante más de 2.000 años. A pesar de las esperanzas de varios expertos, que creían que pudo haber pertenecido al legendario conquistador Alejandro Magno, Vaziri reveló que no es así: se trata de una sepultura familiar, ya que fueron encontradas tres momias dentro.

Revelan de quiénes son los restos del sarcófago negro hallado en Egipto

Al menos uno de los tres esqueletos hallados este 19 de julio dentro de un sarcófago negro de granito en la ciudad egipcia de Alejandría puede pertenecer a un guerrero, informa prensa local citando al secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, Mohamad al Vaziri. Sí se sabe que los tres eran varones.

Los científicos han llegado a esta conclusión tras determinar que uno de los cráneos fue dañado con un arma blanca, posiblemente en una batalla. Y ello pudo haber causado la muerte a este individuo.

Los otros dos cráneos no presentan este tipo de impacto, aunque los restos estaban dañados significativamente por el agua que había en el interior del sarcófago, y podrían pertenecer también a guerreros o familiares del soldado. Ahora los científicos tienen previsto usar las últimas tecnologías para restaurar la apariencia física de las personas halladas cuyos restos se han encontrado en el sarcófago.

El secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio ha acabado con las esperanzas de los expertos que creían que el sarcófago albergaba los restos del legendario conquistador Alejandro Magno.

Vaziri se refirió a quienes hablaban de que el sarcófago estuvo cerrado más de dos milenios por encerrar alguna maldición al asegurar que se encontraba entre quienes lo abrieron y no le ha ocurrido nada.

Fuente: RT