Inicio Noticias de Catastrofes ¿Gran actividad en el Anillo de fuego?

¿Gran actividad en el Anillo de fuego?

Las erupciones de Hawái y Fuego de Guatemala, al ocurrir en un periodo relativamente cercano, han dado la percepción de que están relacionadas.

Gran actividad en el “Anillo de fuego

Desinformación, poco interés por querer buscar fuentes confiables y una “tradición” de muchos medios de transformar la divulgación de la ciencia, ha dado como resultado un fatalismo que fue desatado con los últimos eventos sísmicos y volcánicos.

Lo primero que se debe aclarar es ¿Qué es el “Anillo de Fuego del Pacífico”?

Como bien sabemos, los sismos se originan (principalmente) en los límites de placas que existen alrededor del mundo; uno de los límites más notorios, y que produce más del 90% de la sismicidad mundial e intenso vulcanismo, es el que se encuentra en todo el Océano Pacífico.

El origen de los sismos: ¿Por qué tiembla en México?

Si vemos con detenimiento la imagen portada, observa una franja llena de sismicidad importante desde Patagonia, Chile, Perú, Ecuador y Colombia en América del Sur; Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala en Centroamérica; la parte occidental de México, Estados Unidos, Canadá y Alaska, Islas Aleutianas, Península de Kamchatka en Norteamérica; territorio asiático como Japón y las Islas Filipinas hasta llegar finalmente a Nueva Zelanda.

Esta gran zona, donde se encuentran los límites de placas, recibe el nombre de “Anillo” por la forma espacial en el Pacífico y “de Fuego” por el vulcanismo asociado a la subducción; Algo MUY IMPORTANTE es que NO debe entenderse el concepto de “Anillo de Fuego” como un sistema, sino únicamente como una referencia geográfica pues cada región tectónica tiene características bien definidas como la tasa a la que subduce una placa respecto a la otra, el ángulo en el que se introducen, entre otros.

¿Y qué pasa con los volcanes; hay más erupciones?

Existen más de 1,500 volcanes potencialmente activos en todo el mundo, la mayoría ubicados en el “Anillo de Fuego” (recuerden usarlo solo como referencia geográfica); de estos miles de volcanes, aproximadamente 500 han tenido una erupción histórica o documentada. En México tenemos más de 40 volcanes que pueden ser considerados activos al tener una erupción en los últimos 10,000 años.

Al igual que con los sismos, la memoria colectiva sobre las erupciones volcánicas es de muy corto plazo. Solo recordamos aquellos eventos que dieron como resultado un desastre, como la erupción del Chichón (Chiapas) en 1982 la cual dejó más de 2000 personas fallecidas. Hay erupciones importantes en México que ya no son recordadas, como la del Popocatépetl de enero de 2001 la cual ha sido la más intensa en estos 24 años que lleva de actividad (y seguro no la recuerdas).

Con tantos volcanes en el mundo, y la probabilidad de que uno de ellos registre una erupción en algún momento del año, no debe de sorprendernos ver noticias del kilauea, Sinabung, Popocatépetl, Volcán de Fuego de Guatemala, Etna, Tungurahua, Shiveluch, Merapi, etc.; lo que sí debe sorprendernos, y no debemos permitir, es que existan muertes por habitar bajo la sombra de uno de ellos.

La cronología del ser humano, si se compara con la geológica, es tan corta y limitada que es difícil comprender la dinámica y evolución del vulcanismo a través del tiempo. Con o sin la presencia del ser humano, los sismos y erupciones han estado presentes, es lo que le da la forma al planeta tal como hoy lo conocemos. Además, se tiene la creencia de que los volcanes están “interconectados” por debajo de la corteza como si existiera una red o tubería de distribución de magma cuando cada volcán es un sistema único que tiene su propio origen, evolución y desarrollo eruptivo.

“algo está mal” y que “el Anillo de Fuego está muy activo”. Pero aquí te presento una fecha histórica y algunas recientes.

1902 – El volcán Santa María, en Guatemala, registró una violenta erupción que desprendió toda la ladera suroriental (tipo Santa Helena); ese mismo año, El Mt. Pelé, en la Isla de Martinica, arrasó con la isla dejando cerca de 30,000 víctimas.

Con tantos volcanes en el mundo, y la probabilidad de que uno de ellos registre una erupción en algún momento del año, no debe de sorprendernos ver noticias del kilauea, Sinabung, Popocatépetl, Volcán de Fuego de Guatemala, Etna, Tungurahua, Shiveluch, Merapi, etc.; lo que sí debe sorprendernos, y no debemos permitir, es que existan muertes por habitar bajo la sombra de uno de ellos.

La cronología del ser humano, si se compara con la geológica, es tan corta y limitada que es difícil comprender la dinámica y evolución del vulcanismo a través del tiempo. Con o sin la presencia del ser humano, los sismos y erupciones han estado presentes, es lo que le da la forma al planeta tal como hoy lo conocemos. Además, se tiene la creencia de que los volcanes están “interconectados” por debajo de la corteza como si existiera una red o tubería de distribución de magma cuando cada volcán es un sistema único que tiene su propio origen, evolución y desarrollo eruptivo.

Las erupciones de Hawái y Fuego de Guatemala, al ocurrir en un periodo relativamente cercano, han dado la percepción de que están relacionadas, de que es algo que no ocurre frecuentemente saltando a la conclusión de que “algo está mal” y que “el Anillo de Fuego está muy activo”. Pero aquí te presento una fecha histórica y algunas recientes.

1902 – El volcán Santa María, en Guatemala, registró una violenta erupción que desprendió toda la ladera suroriental (tipo Santa Helena); ese mismo año, El Mt. Pelé, en la Isla de Martinica, arrasó con la isla dejando cerca de 30,000 víctimas.

Fuente:Sky Alert

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre