Alertan sobre la muerte de especies de otros hábitats en las costas de California

Científicos advierten sobre la permanencia inusual de varias especies en las costas de California (EE.UU.) debido al cambio de temperatura de los océanos.

Aparentemente, los animales han interrumpido su trayecto migratorio habitual en busca de alimento y por lo tanto muchos han muerto de desnutrición, informó este miércoles The Washington Post.

De acuerdo al reporte, animales como las ballenas grises y jorobadas suelen atravesar la bahía de San Francisco por uno o dos días, pero ahora se quedan hasta por un mes. Sin embargo, los especialistas aún no tienen certeza sobre las razones de su prolongada estancia.

“Estamos viendo un gran número de ballenas flacas”, comentó Bill Keener, jefe del centro de investigación de cetáceos Golden Gate. “Nuestra suposición es que están súper hambrientas y tal vez buscando un poco de comida antes de continuar hacia el norte”, agregó el biólogo.

Hasta el momento los científicos coinciden en que las consecuencias del cambio climático están afectando drásticamente las temperaturas del mar creando focos de agua cálida cerca de California, que está atrayendo a las especies tropicales a sus costas, normalmente frías.

Otros animales propios de aguas calientes como los caracoles violetas y las medusas velero también han aparecido en las playas estadounidenses, al igual que distintas especies de anémonas características del Caribe.

El año pasado, una serpiente marina de vientre amarillo, de clima tropical, apareció por primera vez en la playa de Newport. Mientras que en marzo de 2016, se rescató una tortuga golfina en peligro de extinción, que generalmente migra con las corrientes cálidas, una de las cuales pudo haberla barrido hasta el norte.

Según un estudio reciente, las severas olas de calor en el Pacífico nororiental desencadenaron la muerte de especies en masa, la proliferación de algas nocivas y la disminución de los lechos de algas. Los autores de la investigación identificaron 67 especies marinas que ahora se encuentran en el límite norte de su hábitat normal.