La Antártida oculta roca que protege de inundaciones

Científicos estadounidenses descubren una antigua placa tectónica que influye enormemente en el derretimiento de la mayor plataforma de hielo de la Antártida.

Esta placa sirve como un amortiguador crucial que previene el deslizamiento de hielo de la Antártida hacia el océano.Esta roca permaneció escondida bajo tierra durante cientos de millones de años.

Se trata de la barrera de hielo de Ross que desacelera la desviación en el océano de aproximadamente un 20% del hielo de la Antártida, lo cual equivale una subida del nivel del mar en casi 11,6 metros.

Al tomar en cuenta este desenlace el hallazgo de los científicos estadounidenses es muy importante, informa el portal Science Alert.

Los investigadores detectaron esta roca gracias a las observaciones realizadas por el sistema de exploración llamado IcePod. Este aparato puede medir la altura, el grosor y la estructura interior de una plataforma de hielo, además de interceptar señales magnéticas y gravitacionales de rocas subyacentes.

Esencialmente, el IcePod puede mirar a través de cientos de metros (miles de pies) de hielo para detectar estructuras de roca subyacentes que los satélites no pueden detectar.

Según su estudio, esta roca situada entre el Este y Oeste de la Antártida creó una división bajo el continente que protege a la barrera de hielo de Ross de las aguas calientes y el posterior derretimiento.

¿Que efectos tendrá a largo plazo?

Comprender los futuros patrones de fusión alrededor de la Antártida, y el impacto que tendrán en el resto de nuestro planeta, requerirá datos detallados no solo sobre las condiciones locales a corto plazo cerca del frente de hielo sino también a más largo plazo. Cambios ocurriendo en la circulación de aguas profundas y cálidas.

“Nosotros podemos ver que esta barrera geológica hace que el fondo marino en el Este de la Antártida sea más profundo que en el Oeste y eso afecta la manera en la que el agua circula bajo el plataforma de hielos”, declaró Kirsty Tinto, geóloga de la Universidad de Columbia y autora del estudio. Fuente:Sputnik