Por qué son tan peligrosas las bombas de lava

Estos objetos incandescentes que están siendo arrojados por el volcán Kilauea tienen una particularidad que los hace mucho más peligrosos que los bloques balísticos que son arrojados durante la erupción inicial.

Darryl Clinton está vivo porque no era su día

Una ‘bomba de lava’ le fracturó en varios pedazos los huesos de su pie izquierdo. La masa incandescente provenía de la violenta erupción del volcán Kilauea, que ya lleva días generando ríos de lava que han destruido gran parte de un vecindario y ahora amenazan con acaar con una central geotérmica.

El impacto tenía tal fuerza que Clinton fue arrojado contra una pared. “Es el peor impacto que he sufrido en toda mi vida, dijo a NBC News.

El incidente ocurrió cuando veía la erupción de una de las decenas de fisuras del Kilauea desde el balcón de su vivienda de tres pisos.

La particularidad de esa ‘bomba de lava’ es que generalmente no vienen desde arriba, sino en una dirección horizontal a mucha velocidad, por lo que es casi imposible esquivarla. El hecho de que le cayó en un pie es lo que lo salvó: “Pudo haberme golpeado en cualquier otra parte, lo que hubiese acabado conmigo”.

Las ‘bombas de lava’ también conocidas como ‘bombas volcánicas’ son masas de roca derretida de más de dos pulgadas y media de diámetro que se forman cuando el volcán o una fisura volcánica expulsa fragmentos viscosos de lava durante procesos eruptivos.

Lo más peligroso de estos objetos incandescentes es que pueden viajar hasta 50 millas de distancia. En algunos casos cuando viajan largos trayectos se solidifican en el aire al entrar en contacto con la atmósfera fría, lo que las hace incluso más peligrosas.

Recomendamos:  El movimiento de fluidos en sismos lentos podría provocar terremotos más fuertes

A veces pueden llegar a medir hasta casi 20 pies. El caso más trágico de impactos en seres humanos fue durante la repentina erupción del volcán Galeras en Colombia en 1993, cuando seis personas murieron cerca del cráter al ser impactadas por las bombas de lava.

Se les llama bombas porque al contener dióxido de azufre en su interior, al impactar el suelo explotan. Sin embargo, en muchos casos la roca incandescente se enfría antes de impactar el suelo y simplemente se deshace.

Las autoridades de la Isla Grande de Hawaii siguen insistiendo a los residentes de zonas aledañas a la caldera y las fisuras que se mantengan dentro de sus hogares desde que el Kilauea hizo erupción el pasado 3 de mayo.

Más de 1,700 personas fueron evacuadas a principios de este mes de una zona residencial cercana al volcán luego de que la lava del Kilauea brotó de una nueva fisura, tragándose literalmente 26 viviendas y 10 estructuras a su paso.

Apenas horas más temprano el volcán estaba arrojando grandes rocas, conocidas en el argot geológico como ‘bloques balísticos’ y es la primera vez que un evento de ese tipo ocurre en el Kilauea en casi un siglo.

La más reciente explosión eruptiva del Kilauea ocurrio en 1924. En esa ocasión murió una persona luego de que el volcán arrojara al aire rocas y cenizas durante 17 días.

Desde 1983 ha estado activo, arrojando lava continuamente a través de fisuras y ríos subterráneos que terminan desembocando en el mar.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre