Cazadores matan cebras en peligro de extinción por diversión y publican fotos en redes

Cazadores matan cebras en peligro de extinción por diversión y publican fotos en redes
Cazadores matan cebras en peligro de extinción por diversión y publican fotos en redes

Varios medios británicos han denunciado esta semana el creciente número de casos de matanzas de animales africanos por diversión por parte de ciudadanos del Reino Unido.

En la polémica que se desató ya hace varias semanas están participando activistas y políticos, que plantean adoptar medidas preventivas para acabar con esta práctica.

Los británicos ricos acuden a varios sitios web especializados en organizar viajes turísticos a África con el fin de cazar animales salvajes y luego se jactan de sus hazañas en las redes sociales posando con sus cadáveres a modo de trofeo.

El costo de estos viajes empieza desde unos 5.300 dólares por una semana. Los cazadores pueden elegir a los animales que quieren matar de una lista de 44 especies.

Uno de los más populares entre los cazadores de trofeos británicos es la cebra de la llanura.

Para matar a un ejemplar hay que pagar unos 600 dólares, mientras que por un león o elefante hay que desembolsar decenas de miles de dólares, informa The Mirror.

Además, la caza de estas cebras es legal en las llanuras sudafricanas.

“Cazadores sonrientes en imágenes repugnantes”

Los cazadores de trofeos sonrientes posan con unas cebras abatidas a tiros en las imágenes, que el medio tacha de “repugnantes”, en sus muros de Facebook, así como en ‘galerías’ de sitios web dedicados a vender los safaris de caza de trofeos, como por ejemplo Huntershill Safaris.

El turista Peter Livesey, uno de los muchos británicos que acudieron a esta compañía para ir de caza a África, aparece en la galería de fotos con varios animales abatidos, entre ellos una cebra.

En el libro de visitas del sitio web, escribió: “¡Nunca me había divertido tanto con los pantalones puestos!”.

La especie de cebra de Grévy (o cebra real) está en peligro de extinción, mientras que las cebras de la llanura se agregaron a la ‘lista roja’ de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza hace tres años, después de que su población se redujera en un 24% en 14 años.

En el 2016, la UICN estimó que la población mundial de cebras de las llanuras ‘casi amenazadas’ estaba entre 150.000 y 250.000. Ahora, de acuerdo con los datos de The Mirror, solo hay 34.979 ejemplares.

El ministro de Vida Silvestre Internacional, Zac Goldsmith, en una entrevista a The Sunday People afirmó: “Miro las fotos y se me revuelve el estómago”.

El funcionario prometió realizar una consulta para intentar poner fin a las importaciones de piezas de caza de trofeos con miras a detener este “vil comercio”.