Eclipse penumbral en México y Latinoamérica: ¿A qué hora?

Eclipse penumbral
Eclipse penumbral

El primer fin de semana de julio trae consigo una oportunidad única: primero, un eclipse penumbral oscurecerá una fracción de la Luna y más tarde, Júpiter y Saturno serán visibles durante su tránsito en Sagitario.

¿Que es un un eclipse penumbral?

Se trata de un fenómeno astronómico que ocurre cuando la Luna llena pasa a través de la umbra, la sombra parcial de la Tierra, provocando un efecto de oscurecimiento sobre el satélite natural por un par de horas.

Aunque no resultan tan espectaculares como los eclipse totales (cuando la Luna pasa por la penumbra y se cubre por completo con un tono rojizo), los eclipses penumbrales fueron elementales para la comprensión del Universo por las culturas antiguas y ayudaron a dilucidar la redondez de la Tierra.

El eclipse lunar del 4 de julio se podrá ver en México, Sudamérica y en la mayoría del territorio estadounidense con excepción de la costa oeste. El fenómeno también podrá apreciarse desde el oeste de África.

¿Como ver el eclipse penumbral en México y a que hora?

Con una duración total de 2 horas con 45 minutos, el eclipse lunar del 4 de julio iniciará a las 22:07 (tiempo del centro de México) y alcanzará su punto máximo a las 23:30 horas, momento en que será más visible la sombra que cubrirá una mínima parte de la Luna.

No necesitas de ningún instrumento óptico para disfrutar del eclipse; sin embargo, debido a la sutileza de la sombra proyectada sobre la Luna, es probable que a ojo desnudo los observadores menos agudos no logren apreciar una diferencia notable en la superficie lunar.

Para ubicarte en la bóveda celeste, sólo deberás dirigir tu mirada hacia el sureste y seguir el tránsito de la Luna sobre el horizonte, que iniciará cerca de las 20:30 horas.

Júpiter y Saturno, a unos días de su oposición 

El eclipse del 4 de julio no será el único atractivo del cielo nocturno el fin de semana. A unos cuantos grados de distancia desde el punto de vista terrestre, Júpiter y Saturno, los dos gigantes gaseosos del Sistema Solar, acompañarán el tránsito de la Luna hasta su desaparición en el horizonte.

El brillo de Júpiter te ayudará a orientarte en el cielo nocturno, pues será el destello más próximo a la Luna. Sigue el sentido opuesto al camino que recorren en la bóveda celeste y encontrarás otro objeto de menor brillo: se trata de Saturno.

Aunque estos planetas se podrán apreciar a simple vista, si quieres mejorar tu experiencia puedes utilizar binoculares o un telescopio sencillo para apreciar con más detalle las lunas de Júpiter y con un poco de suerte, los anillos de Saturno.

Fuente: muyinteresante

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre