El Kilauea puede explotar en cualquier momento: La Guardia Nacional está lista para más evacuaciones


La Guardia Nacional de Hawaii está lista para evacuar a unas 2,000 personas si se produce una nueva erupción del volcán Kilauea en la Isla Grande, como han previsto algunos científicos.
En ese caso, las autoridades de Defensa Civil de la isla han dicho que emitirán una advertencia con 90 minutos de antelación a los vecinos y usarán convoys terrestres y hasta helicópteros para sacar a los residentes de las zonas más aisladas del sureste de la isla.

Los expertos han advertido que la erupción podría suceder sin aviso y que el volcán podría lanzar cenizas y piedras del tamaño de refrigeradores a miles de metros de altura. No obstante, aseguran que la población estará segura si no entra a las zonas vedadas del parque nacional que rodea el volcán, que fue cerrado al público el jueves.
El Kilauea, uno de los volcanes más activos del mundo, entró en erupción hace más de una semana y ha destruido hasta ahora 36 viviendas desde que comenzó a emitir lava a través de las 14 fisuras que surgieron repentinamente en un vecindario residencial de la Isla Grande.
“Tenemos todas los señales de alerta necesarias”, afirmó Steve Brantley, del observatorio vulcanológico del Servicio Geológico de EEUU. “Puede que no haya otras advertencias adicionales antes de que el magma empiece a surgir”, le dijo al diario Honolulu Star-Advertiser
Las autoridades recomiendan a los conductores manejar con las ventanas cerradas y recordaron que la ceniza puede provocar dificultades de visibilidad en las carreteras.
De acuerdo a los geólogos, las explosiones pasadas del Kilauea han sido relativamente pequeñas y, aunque las cenizas del volcán representan una molestia como irritación para los ojos y las vías respiratorias, no constituyen un riesgo grave para la salud.
El riesgo aumentará, según los expertos, si la lava desciende por debajo del nivel del agua subterránea detrás de la caldera en su cúspide. Si el agua ingresa al interior, el vapor resultante podría generar explosiones. También existe la posibilidad de que haya emisiones de cenizas, vapor y dióxido de azufre. 
Ahora, el mayor riesgo es para los residentes de Lower Puna, un área en el extremo sureste de Isla Grande que podría quedarse incomunicada si surge una fisura en la ruta 132. Por eso, Defensa Civil instó a los vecinos de las localidades de Kapoho y Kalapana estar alerta a una posible nueva erupción y estar “preparados para una evacuación inmediata”.
La amenaza podría obligar además a la cancelación de vuelos en uno de los dos aeropuertos principales de las islas.
“Sabemos que el volcán es capaz de hacerlo”, dijo el coordinador de peligros volcánicos del Servicio Geológico, Charles Mandeville, al recordar explosiones similares del Kilauea en 1925, 1790, quien no quiso dar una estimación de probabilidades, pero dijo que las condiciones internas del volcán están cambiando de manera tal que podría haber una erupción en una semana.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre