Este será el mamífero más grande que quedará en el futuro sobre la tierra

El ser humano está provocando una extinción selectiva de los grandes mamíferos en todo el mundo, a un nivel que no se había producido desde hace 66 millones de años, al final del Cretácico, cuando desaparecieron los dinosaurios. Es lo que concluye una investigación liderada por la Universidad Estatal de Nuevo México en Alburquerque (Estados Unidos), que advierte que, si la tendencia continúa y se extinguen todos los animales que están amenazados en la actualidad, dentro de 200 años la vaca será el mamífero más grande sobre la superficie terrestre.
Los investigadores han analizado cómo ha evolucionado el tamaño de los mamíferos terrestres en los últimos 125.000 años. Según publican esta semana en la revista Science , han llegado a la conclusión de que se ha producido una extinción selectiva de los mamíferos de gran tamaño en todos los continentes, que comenzó tras la llegada del ser humano a cada región.
Si la tendencia continúa, dentro de 200 años la vaca será el mamífero más grande sobre la superficie terrestre
Hace 125.000 años poblaban el globo los gigantescos mamuts, rinocerontes lanudos y tigres dientes de sable, de los que ya solo quedan fósiles. Y ya en aquel entonces el ser humano había empezado a hacer menguar sus poblaciones: en África, la cuna de la humanidad, ya había menos grandes mamíferos que en el resto del globo.

Hace entre 80.000 y 60.000 años, la extinción se propagó también a Eurasia, cuando neandertales, denisovanos y más tarde Homo sapiens se extendieron por el continente. Lo mismo ocurrió luego en Australia, hace entre 60.000 y 50.000 años, y en América, hace entre 30.000 y 15.000 años.
Norteamérica es donde el efecto de la presencia humana ha sido más dramático. Antes de que el Homo sapiens cruzase el estrecho de Bering, que une lo que hoy es Rusia con Alaska, el peso medio de los mamíferos del continente era de 98 kilos. Ahora, la media se ha reducido a 7,6 kilos.
Los investigadores señalan al ser humano como único responsable. El clima, que tiene una gran influencia sobre la supervivencia de las especies, jamás ha provocado una extinción tan selectiva en los mamíferos. “En el único momento en el que se ve menguar el tamaño corporal, cuando se extinguen las especies más grandes en cada continente, es cuando los homínidos están presentes”, explica por correo electrónico Felisa Smith, autora principal de la investigación. “Así pues, sospechamos que la extinción sesgada según el tamaño es un sello distintivo de la actividad humana, tanto en pasado como en el presente”, argumenta Smith, que es investigadora en la Universidad Estatal de Nuevo México.
Tradicionalmente, ha sido probablemente a través de la caza que nuestros ancestros han puesto en jaque a estos grandes animales, especialmente los herbívoros, más vistosos y apetecibles que otros más pequeños. “Si cazas un conejo, quizá puedas comer tú un día, pero si matas a un mamut, puedes alimentar a todo tu pueblo”, señala Felisa Smith. “Además, tienen tasas de reproducción más lentas, con lo que a las poblaciones les cuesta más recuperarse”, añade.
La desaparición de los grandes mamíferos puede tener efectos en los ecosistemas a escala global, advierten los investigadores. Pueden producirse “muchas influencias en los ciclos biogeoquímicos, cambios en la estructura y la composición de la vegetación, interacciones ecológicas con otros animales, e incluso puede afectar al clima”, remarca Felisa Smith.
La desaparición de los grandes mamíferos puede tener efectos en los ecosistemas a escala global
Si el ritmo de extinción continúa y desaparecen todas las especies que a día de hoy están amenazadas, en los próximos 200 años se habrán perdido entre un 23% y un 54% de los mamíferos que había hace 125.000 años. Actualmente la extinción no es tan selectiva en contra de los animales grandes, ya que hay nuevas amenazas, como la alteración de los hábitats, la urbanización la introducción de depredadores invasores, que también afectan a los más pequeños. Pero si la tendencia no cambia, “el mamífero más grande sobre la tierra en unos pocos cientos de años podría muy bien ser la vaca doméstica”, escriben los investigadores en Science. “Espero que eso no llegue a ocurrir, pero parece que vamos en esa dirección”, lamenta Smith.