Pese a que Florence perdió fuerza, lo peor está por venir

«Lo peor está por venir«, ya que los caudales de los ríos aumentan a niveles históricos, advirtió el Servicio Meteorológico Nacional estadounidense al referirse a la tormenta tropical Florence, la cual ha acabado con la vida de, al menos, 23 personas, en su paso por la costa este de la Unión Americana.

Florence sigue su camino por las Carolinas y las inundaciones y desbordamientos de ríos persistirían por las siguientes semanas en algunas zonas de esos estados, amenazando con dejar más muertos en su avance hacia Virginia y Nueva Inglaterra, en Estados Unidos.

Inundaciones repentinas y advertencias de deslizamientos de tierra en toda la región continuarán durante los próximos días, informó Zach Taylor, del Servicio Meteorológico Nacional de la Unión Americana, y agregó: «Lo peor está por venir. La tierra está empapada y no puede absorber más lluvia, por lo que el agua tiene que ir a algún lugar, por desgracia. Esos ríos comenzarán a elevarse más tarde hoy y el martes y tal vez por más tiempo”.

Florence, huracán que se debilitó a depresión tropical el domingo, volvería a perder intensidad este lunes antes de recobrar potencia el martes y el miércoles, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC); hay diversas carreteras bloqueadas en el este del país, lo que complica el traslado de ayuda hacia zonas afectadas.

Drone video shows streets underwater in Lumberton, N.C.

En WilmingtonDelaware, casas y negocios fueron anegados en su totalidad por el agua, que subió hasta 3 metros sobre la carretera. Rescatistas y voluntarios sacaron a los residentes varados en botes: lo peor no fue el fenómeno climatológico, sino los efectos que dejará a su paso.