Gigantesca tormenta de polvo cubre una ciudad de Australia

Una tormenta de arena cubrió el pasado 31 de diciembre la ciudad de Dubbo (Nueva Gales del Sur, Australia), hizo que se cancelaran en esa localidad los lanzamientos de fuegos artificiales previstos para Año Nuevo.

“Se sabe que las tormentas de arena propagan partículas a hasta 4,5 kilómetros de altura en la atmósfera, con la altura promedio de una tormenta de arena de 1-2 kilómetros”, explicó la meteoróloga Kim Westcott, citada por los medios australianos.

“Durante los períodos secos prolongados, las tormentas de arena son frecuentes, mientras que en las épocas más húmedas las tormentas de arena son muy poco comunes debido al aumento de la vegetación y la humedad del suelo que atan las partículas de polvo (arena, arcilla o cenizas) a la superficie”

Según los datos de la Oficina de Meteorología de Australia, ese día las ráfagas de viento llegaban a 78 kilómetros por hora en Dubbo.