Hallan un nuevo y extraño tipo de asteroide

2019 LD2
2019 LD2

Los astrónomos están desconcertados. Asteroides y cometas son dos objetos diferentes. Los asteroides, suelen ser secos, inertes, con órbitas parecidas a las de los planetas; los cometas, por el contrario, presentan órbitas largas, en bucle y vienen portando hielo volátil que genera una cola larga y polvorienta que se acrecienta cuanto más cerca esté de una estrella.

Pero… ¿qué es lo que ven mis ojos? Un asteroide que se comporta como tal pero con una cola similar a la de un cometa.

Se trata de 2019 LD2.

Un nuevo tipo de roca espacial que es un cruce entre un asteroide y un cometa, un asteroide activo. Es un objeto estelar único: el primero de su tipo visto arrojando gas como un cometa. El objeto comparte su órbita con Júpiter, en un enjambre de asteroides conocido como los troyanos.

Aunque otros «asteroides activos» con propiedades similares a las de los cometas no son desconocidos, nunca antes había sido un troyano de Júpiter.

Observado por primera vez en junio de 2019 por el Sistema de Última Alerta de Impacto Terrestre de Asteroides de la Universidad de Hawai ( ATLAS), inicialmente se creía que 2019 LD2 era un asteroide débil que compartía la órbita de Júpiter alrededor del Sol. Pero cuando el asteroide troyano reapareció el mes pasado, las encuestas de ATLAS confirmaron que casi un año después seguía pareciendo un cometa.

Descubrir tal comportamiento de un troyano de Júpiter es trascendental. Se cree que Júpiter los capturó en órbita hace miles de millones de años; estos asteroides ya deberían haberse librado de cualquier hielo superficial que pudiera vaporizarse y formar «colas», por lo que los astrónomos están desconcertados.

Sugieren que el comportamiento cometario repentino de este asteroide activo podría indicar que Júpiter lo capturó recientemente desde una órbita más distante donde podría existir hielo. Alternativamente, podría haber tenido recientemente un deslizamiento de tierra o colisión que descubriera el hielo debajo de sus capas de roca protectora.

Lo que es seguro es que el universo está lleno de sorpresas, y las encuestas para proteger la Tierra de asteroides peligrosos a menudo hacen descubrimientos inesperados de objetos inofensivos pero fascinantes que pueden revelar más sobre la historia de nuestro sistema solar.

«Hemos creído durante décadas que los asteroides troyanos deberían tener grandes cantidades de hielo debajo de sus superficies, pero nunca tuvimos ninguna evidencia hasta ahora», dijo Alan Fitzsimmons de la Queen’s University Belfast, Irlanda del Norte, quien ayudó a revelar el lado cometario del asteroide. «ATLAS ha demostrado que las predicciones de su naturaleza helada pueden ser correctas».

Afortunadamente, la primera misión de asteroides troyanos se lanzará el próximo año, en 2021, por lo que los investigadores esperan ver de cerca el misterioso comportamiento de 2019 LD2. Por ahora, la atención permanece en ATLAS, que ya ha descubierto más de 40 cometas.

«Aunque el sistema ATLAS está diseñado para buscar asteroides peligrosos, ATLAS ve otros fenómenos raros en nuestro sistema solar y más allá mientras escanea el cielo», dijo el investigador principal del proyecto ATLAS, Larry Denneau, en un comunicado. «Es una verdadera ventaja para ATLAS hacer este tipo de descubrimientos».

Fuente: muyinteresante

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre