Huracán Florence sigue fortaleciéndose en su camino a Estados Unidos

El huracán Florence sigue su avance en el Atlántico rumbo a las Carolinas, donde podría causar daños «catastróficos» debido a las fuertes lluvias, oleaje, y vientos con los que se anticipa golpeará las costas del este de Estados Unidos.

Según el boletín de las 11:00 p.m. del martes, hora del este, del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), el ciclón avanza rumbo oeste-noroeste a una velocidad de traslación de 17 millas por hora. El sistema tiene vientos máximos sostenidos de 140 millas por hora, por lo que es un huracán de categoría 4.

El peligroso huracán Florence se dirige hacia la costa este sin cambios en intensidad. Se esperan marejadas ciclónicas y lluvias amenazantes. Se emitieron avisos de huracán para las costas de Carolina del Sur y Carolina del Norte. Se había emitido una vigilancia de marejada ciclónica y de huracán desde Edito Beach, en Carolina del Sur, hasta la frontera con Carolina del Norte y Virginia.

Una vigilancia de marejada ciclónica significa que «existe la posibilidad de inundaciones que amenacen la vida» debido a un aumento del nivel del mar «moviéndose tierra adentro» en las próximas 48 horas. Según un probable patrón de trayectoria, el centro de Florence se moverá entre Bermudas y las Bahamas hasta el miércoles, y se acercará a la costa de Carolina del Norte o Carolina del Sur el jueves. Podría tocar tierra el viernes por la mañana.

Los expertos del NHC prevén que Florence se intensifique más en las próximas 24 horas y se mantenga como un huracán «extremadamente peligroso» hasta el jueves. La peligrosa marejada ciclónica causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa «se inunden por un aumento del nivel» del mar que podría alcanzar entre dos y cuatro pies de altura en Edisto Beach y la ensenada de Murrells y hasta seis pies entre la ensenada de Murrells y Cabo Fear.

Se espera que Florence produzca acumulaciones totales de lluvia de entre 15 y 20 pulgadas, con cantidades aisladas de 30 pulgadas en zonas de Carolina del Norte, Virginia y el norte de Carolina del Sur hasta el próximo sábado. «Esta lluvia pudiera ocasionar inundaciones repentinas que amenacen la vida humana», advirtió el NHC.