La Tierra parece encontrarse en su punto más cálido en los últimos 120,000 años

Los últimos tres julios en la Tierra han sido los tres más cálidos jamás registrados. La Tierra parece encontrarse en su punto más cálido; podríamos estar ante los meses más ardientes que ocurran en nuestro planeta en aproximadamente 120,000 años.

Tras el reciente anuncio de la NASA de que julio de 2018 fue el tercero más cálido desde 1880, el científico del clima Stefan Rahmstorf, jefe del Análisis del Sistema Terrestre del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam, señaló que este julio pasado, ya infame para las temperaturas abrasadoras del Ártico y las olas de calor récord, también fue uno de los meses más cálidos desde el período geológico llamado Eemiano.

El período, que duró desde aproximadamente entre 130,000 y 115,000 años atrás, era, en promedio, alrededor de 1 a 2 grados Celsius más cálido que la actualidad. Los hipopótamos amantes del calor vagaban por la Europa actual, y los niveles del mar, debido a las capas de hielo derretidas, eran de 20 a 30 pies más altos que en la actualidad (gran parte de la Florida estaba bajo el agua).

El período Eemiano –y las eras de hielo antes y después de él– fueron procesos naturales de la Tierra, explicables a través de la física simple por nuestra orientación al sol en ese momento, dicen los científicos de la tierra.

Estos eventos de calentamiento y enfriamiento sucedieron gradualmente durante miles de años. Pero el actual calentamiento rápido en la Tierra, ocurrido solo en los últimos 150 años, es incuestionablemente consecuencia de nuestra propia acción. Los potentes gases de efecto invernadero producidos por la quema de carbón y otros combustibles se acumulan en nuestra atmósfera.

Las fluctuaciones entre los períodos cálidos y fríos en la Tierra han estado “sucediendo desde siempre”, dijo Pat Bartlein, un paleoclimatólogo de la Universidad de Oregon que ha investigado las temperaturas desde la última edad de hielo, por correo electrónico. “Pero lo importante es que, desde la industrialización, hemos tenido un cronograma completamente diferente”, dijo Bartlein.

Hay pocas dudas entre los científicos de que ahora estamos experimentando el clima más cálido en los últimos 120,000 años, incluso llegando a un período particularmente cálido hace unos 7,000 años, durante una era posterior al período glacial llamada el Holoceno.

“Estoy totalmente de acuerdo en que es muy probable que los últimos veranos hayan sido los más calurosos en los últimos 100,000-115,000 años”, dijo David Black, un paleoclimatólogo de la Universidad Stony Brook. “Es muy probable que hayamos comenzado a exceder la parte más cálida del Holoceno”.

A medida que la Tierra continúa su rápido ritmo de calentamiento, algunos científicos, mirando lo que podríamos esperar en el futuro, han sugerido que la Tierra podría ver condiciones similares a las del Eemiano en el futuro, dijo Black, lo que significaría un clima dramáticamente más cálido y mares mucho más altos.

Pero el periodo Eemiano, como otros climas pasados, podría no ser una buena hoja de ruta para hacia dónde nos dirigimos. “Los humanos están poniendo gases de efecto invernadero en la atmósfera a un ritmo sin precedentes”, dijo Black, y agregó que “no hay un análogo climático ideal en el pasado que podamos explorar para ver qué podemos esperar en el futuro”.

Sin embargo, una gran diferencia entre el período Eemiano y el presente es la cantidad de dióxido de carbono que se encuentra actualmente en el aire. Hoy en día, las concentraciones de dióxido de carbono son fenomenalmente altas, la más alta que han sido en 800,000 años.

Durante el Eemiano estas concentraciones rondaron alrededor de 280 partes por millón (ppm). Hoy están alrededor de 409 ppm.  Los científicos han sabido desde el siglo XIX que el dióxido de carbono atrapa el calor y los niveles históricos de hoy en día es en comparación con los aumentos naturales del pasado en los niveles de carbono; simplemente se disparan.

“En el mejor de los casos vamos a duplicar el calentamiento que ya hemos visto”, dijo Kristopher Karnauskas, profesor del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de Colorado Boulder. Además, hizo hincapié en la necesidad de destetarnos de los combustibles fósiles.

Otro grado o dos de calentamiento –si no hacemos la transición a energías más limpias– nos acercaría más las condiciones del Eemiano, un tiempo que no solo era más cálido, sino que era un período claramente diferente del presente. “¿Será el mundo un mundo cálido o un mundo muy diferente?” se preguntó Karnauskas.

Fuente: skyalert