Los Ángeles lanza aplicación para alertar sobre terremotos

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, presentó hoy la “primera aplicación” para teléfonos móviles que alerta con unos segundos de anticipación de los terremotos. La aplicación “ShakeAlertLA” es el resultado de un programa piloto entre Los Ángeles y Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

“Creamos la aplicación ‘ShakeAlertLA‘ porque tener unos segundos de advertencia puede marcar una gran diferencia para orillarse en la carretera, salir de un elevador, o agacharse, protegerse y agarrarse”, señaló Garcetti.

El “app” utiliza la red de sensores de advertencia previa de USGS y transmite una alerta inmediata a los teléfonos móviles que hayan activado la aplicación. La alerta se emite segundos antes de que se produzcan las sacudidas por un terremoto de grado superior a los 5 grados en el área de Los Ángeles y el tiempo de aviso será mayor en la medida en que el usuario se encuentre más alejado del epicentro del temblor.

La USGS estima que hay un 93 % de probabilidades de que un terremoto de 7 grados o mayor ocurra en California antes de 2045, con las mayores probabilidades de presentarse a lo largo de la Falla de San Andrés, lo que afectaría seriamente muchas de las ciudades del condado de Los Ángeles, entre otras. El programa fue creado con más de 45 millones de dólares de los fondos federales. Luego de un “competitivo proceso de solicitud de propuestas”, la empresa de comunicaciones AT&T ganó la adjudicación del contrato para elaborar el programa para los aparatos celulares.

La aplicación “reúne una gran cantidad de información de fácil acceso y fácil de utilizar para los consumidores”, destacó hoy Rhonda Johnson, presidente de AT&T de California. Según se informó hoy, “ShakeAlertLA” se puede descargar gratuitamente a un teléfono celular inteligente activado con cualquier proveedor desde las tiendas de aplicaciones de Apple y Google Play. Esta aplicación, destacaron, “es un gran paso” para el desarrollo de la alerta anticipada de terremotos tanto en California como en toda la costa oeste.

Fuente: lavanguardia