Los peces de arrecife heredan la tolerancia al calentamiento de los océanos

Mientras que el clima en el mundo cambia rápidamente la disminución de poblaciones de animales es una preocupación real para la humanidad en general. No obstante, un equipo de investigadores ha obtenido pruebas sobre peces de arrecife que se ajustan a las condiciones del calentamiento global a nivel genético

Por primera vez el Centro ARC para Estudios de Arrecife de Coral (Coral CoE, en inglés) y la Universidad de Ciencia y Tecnología King Abdullah (KAUST, en inglés) descubrieron que los peces de arrecife pueden heredar de sus padres las herramientas genéticas para adaptarse al calentamiento del océano.

“Cuando los padres están expuestos a un aumento en la temperatura del agua, descubrimos que sus descendientes mejoraron su rendimiento en estas condiciones que de otro modo serían estresantes al modificar selectivamente su epigenoma”, explicó el autor principal del estudio Philip Munday de Coral CoE.

El cambio epigenético se refiere a modificaciones químicas en el ADN que indican la activación o desactivación de los genes. Una variedad de factores, que incluyen enfermedades, hambrunas o, en el caso de esta investigación, estrés por calor, pueden estimular estos cambios sutiles.
En este estudio, cuando ambos padres y descendientes experimentaron las mismas temperaturas elevadas del agua, se observaron cambios sensibles en su epigenoma, a través de la metilación selectiva del ADN, lo que mejoró la capacidad de la próxima generación para hacer frente a las nuevas temperaturas más cálidas.
“Criamos el Chromis damselfish espinoso, un pez de arrecife común del Indo-Pacífico, durante dos generaciones bajo tres temperaturas de agua diferentes, hasta 3°C más cálidos que las temperaturas oceánicas actuales”, explicó el coautor del estudio Timothy Ravasi de KAUST.
“La siguiente generación parecía ser favorecida por la exposición de los padres a temperaturas elevadas. La expresión genética alterada de la descendencia, también conocida como ‘aclimatación’, les permitió maximizar el consumo de oxígeno y el uso de energía”.
“La aclimatación puede proteger a las poblaciones contra los impactos del rápido cambio ambiental y proporcionar tiempo para que la adaptación genética se ponga al día a largo plazo”, explica Munday.
Los autores del estudio señalan que, si bien esta es una buena noticia para los peces de arrecife, la disminución de su hábitat coralino, como resultado del cambio climático, continuará siendo una preocupación primordial para su supervivencia.
Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Nature Climate Change en un artículo titulado “El paísaje epigenético de la aclimatación transgeneracionaal calentamiento de los océanos”.
Recomendamos:  Volcán Popocatépetl lanza fumarola de dos kilómetros

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre