Meteorólogos predicen una temporada menos intensa de Huracanes en el Atlántico

Meteorólogos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) redujeron sus previsiones para la temporada de huracanes en el Atlántico, al informar que las condiciones del océano sugieren ahora que es probable que el Caribe y el Atlántico registren una cantidad de tormentas menores al promedio.  El pronóstico llega después de que 2017 fuera uno de los años con los huracanes más devastadores. Al menos 10 azotaron en diversas zonas del Atlántico, y aquellos que tocaron tierra en Estados Unidos provocaron pérdidas por más de 306 mil millones de dólares, lo que la convirtió en la temporada más costosa de la historia.

Las condiciones en el océano y en la atmósfera están conspirando para producir una temporada de huracanes en el Atlántico menos activa de lo que se predijo inicialmente en mayo”, informó el Centro de Predicciones Climáticas la NOAA en un informe reciente. Expertos calculan que en 2018 se verán entre nueve y 13 tormentas lo suficientemente potentes como para ocupar un nombre, cuatro a siete de las cuales, tendrán un nombre según la clasificación que se utiliza.

De todos estos huracanes, la NOAA augura que no habrá más que dos importantes, aquellos que superen los 178 kilómetros por hora en sus vientos, hasta que la temporada termine el 30 de noviembre. Hacia inicios de la temporada, la NOAA había anticipado un año “cerca de lo normal” con entre 10 y 16 tormentas con nombre, entre ellas cinco a nueve convertidas en huracanes. Una temporada de huracanes promedio produce 12 tormentas con nombre, de las cuales seis son huracanes.

Asimismo, los meteorólogos alertaron a todos los residentes a que se preparen y a que tengan listos planes de evacuación, ahora que la región está por entrar al momento álgido de la temporada. De acuerdo con su informe “basta con una sola tormenta” para devastar una comunidad entera, y que no se debe bajar la guardia ante una temporada aparentemente menor. Además, el pronóstico se aplica a la cantidad de tormentas que podrían formarse, pero no es posible predecir si es que tocarán o no tierra.

Recomendamos:  La vida se recuperó rápidamente en el cráter Chicxulub

La perspectiva obtenida, es para la actividad estacional en general y no se trata de un pronóstico definitivo. Las tormentas y su posible llegada a tierra están determinadas en gran medida por patrones climáticos a corto plazo, que son solo predecibles dentro de aproximadamente una semana ante una tormenta que podría llegar a la costa.

Los meteorólogos también detallaron que para realizar su pronóstico tomaron en cuenta varios factores, e indican que en tanto El Niño se desarrolle con la fuerza suficiente, podría reprimir el desarrollo de tormentas durante la última parte de la temporada. El pronóstico actual es de casi 70% presencia de El Niño en la temporada de huracanes. Otro de los factores a tomar en cuenta son las temperaturas en la superficie del Atlántico tropical y el Caribe, que en los últimos meses han permanecido mucho más bajas de la media.

“Una combinación de cizalladura del viento más fuerte, aire más seco y una mayor estabilidad de la atmósfera en la región donde normalmente se desarrollan las tormentas suprimirá aún más los huracanes”, apuntan. “Vendrán más tormentas, la temporada de huracanes está lejos de haber terminado. Los urgimos a continuar preparados y vigilantes”, dijo Gerry Bell, meteorólogo del Centro de Predicciones Climáticas de la NOAA. La temporada del Atlántico 2018 ha visto hasta ahora cuatro tormentas con nombre, entre ellas dos huracanes. Alberto, Beryl, Chris y Debby.

Fuente: Skyalert

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre