Migración invernal de bisontes americanos sorprende a los visitantes del Parque Nacional Yellowstone

Migración invernal de bisontes americanos sorprende a los visitantes del Parque Nacional Yellowstone
Migración invernal de bisontes americanos sorprende a los visitantes del Parque Nacional Yellowstone

Cada otoño, con el inicio de las nevadas, los bisontes americanos (Bison bison) del Parque Nacional Yellowstone abandonan los terrenos más altos donde pasaron el verano hacia tierras bajas. Entonces miles de ejemplares conformados en manadas emprenden un largo viaje en busca de áreas con pastos y juncos que sirvan de alimento durante el invierno.

Armados de un pelaje grueso que adopta un tono más oscuro en la temporada invernal y capas de grasa que les permiten soportar las bajas temperaturas, las manadas se mueven hacia el sur sin importar si en su ruta migratoria atraviesan alguno de los caminos pavimentados del Parque, que comprende los estados de Wyoming, Idaho y Montana.

A inicios de noviembre de 2021, un grupo de visitantes fue testigo de un suceso único: mientras circulaban por una de las carreteras al oeste de Yellowstone, un grupo de aproximadamente 150 bisontes invadió el camino pavimentado para seguir con su migración invernal.

La cuenta de YouTube Broyles Outdoors compartió un video del momento en que una pareja detiene su camioneta ante la manada de bisontes, provocando el alto total de los vehículos que circulaban en el sitio:

Aunque un macho adulto puede alcanzar tres metros de largo, pesar hasta 1.2 toneladas y correr a más de 50 kilómetros por hora, en la grabación la manada parece ignorar a los visitantes y seguir su camino esquivando los autos sobre la vía.

En su página oficial de Facebook, el Parque Nacional Yellowstone compartió una serie de recomendaciones a los visitantes a propósito de la migración de los bisontes:

“Conforme la nieve se acerca, los bisontes comienzan a migrar hacia zonas más bajas, a menudo utilizando los caminos del Parque. Recuerde conducir con precaución y darles espacio (al menos 23 metros para bisontes, alces y otros animales salvajes)”.

Antes de la llegada de los colonos europeos a América, más de 30 millones de bisontes americanos se extendían más allá de las llanuras de lo que hoy es Canadá y Estados Unidos. Su figura inspiró leyendas entre los nativos americanos, que si bien aprovechaban la carne, piel y cuernos del animal terrestre más grande del continente para producir sus medios de vida, acompañaban su cacería con ceremonias rituales que daban cuenta del papel primordial que ocupaba en su cosmovisión.

No obstante, a partir del siglo XIX, las poblaciones de bisontes se convirtieron en un blanco de los colonos, no sólo por la cacería deportiva, sino como una estrategia para limitar el territorio que históricamente perteneció a los nativos americanos. Y aunque su población llegó a reducirse al grado de apenas alcanzar cientos de ejemplares, el Parque Nacional de Yellowstone asegura que hoy existen unos 30,000 en todo Estados Unidos que se mueven en manadas y se monitorean constantemente con fines de conservación. Fuente: National Geographic en Español

*¡Si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales! ¡Deja tu comentario!*

Siguenos en Google News
Compartir con tus Amigos:
WhatsAppFacebookTwitterLinkedIn