Más de seis mil migrantes dejan Ciudad de México van hacia Querétaro

A partir de la 4 de la mañana, los más de seis mil centroamericanos que integran la caravana migrante y que continuaban en la Ciudad de México comenzaron a levantarse para seguir su marcha hacia los Estados Unidos. La señal fue un chiflido y el grito “vámonos, vamos, nos vámonos”. De inmediato se empezó a registrar movimiento en las tiendas de campaña, de donde eran recogidas cobijas y demás pertenencias de los migrantes.

Con la cara somnolienta, algunos niños lloraban porque sus padres los levantaban y los vestían para cubrirlos del frío. Los adultos empezaron a enrollar sus cobijas, las mujeres comenzaron a llenar bolsas con su ropa y los pocos enceres que traen. Chamarras, suéteres y gorras empezaron a surgir para cubrirse del frío, mientras que elementos de derechos humanos vigilaban que todo fuera correctamente.

Las puertas de la estación del Metro Ciudad Deportiva fueron abiertas antes de las 5 horas con la finalidad de transportar a los migrantes, quienes formaron cuatro filas para que el acceso al Metro fuera ordenado y sin problemas. Los organizadores, con altavoces pedían que guardaran el orden “pues hay lugar para todos

El contingente, de alrededor de seis mil 800 centroamericanos provenientes Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua salían a toda prisa del estadio Jesús Martínez Palillo, pues ninguno quería quedarse atrás. Querían abordar lo más pronto posible los convoyes del Metro que los llevarán a la estación Cuatro Caminos para de ahí dirigirse a Querétaro. “Ya nos vamos, ya nos vamos, nadie nos detiene. Nos vamos a Querétaro, allí nos están esperando los compañeros que ayer partieron”, decían.

Fuente: televisa