Resuelven misterio de la mayor erupción en la Antártida en los últimos 12.000 años

Un equipo de investigadores internacionales ha publicado nuevos hallazgos sobre la mayor erupción en la Antártida, ocurrida en el Holoceno, es decir en los últimos 12.000 años. Según el estudio, citado por el portal Phys.org, la catástrofe tuvo lugar 3.980 años atrás, y no 8.300 como se creía, Un nuevo estudio ha cambiado considerablemente el marco cronológico de una catástrofe que sacudió la isla Decepción.

La investigación, en cual participaron también especialistas del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera en España, estableció la fecha exacta de la potente erupción en la isla Decepción con ayuda de técnicas geoquímicas, petrológicas y paleolimnológicas. Las mismas fueron aplicadas a los núcleos de sedimentos de cuatro lagos ubicados en la península de Byers, a 40 kilómetros norte de la isla.

Asimismo, el estudio determinó que cuando se vació la cámara magmática a causa de la erupción, se derrumbó la parte superior del volcán. En consecuencia, se formó una depresión de entre 8 y 10 kilómetros de diámetro, lo que dio a la isla Decepción su forma peculiar de herradura. Además, ese hecho creó un “evento sísmico de gran magnitud“, cuyos vestigios fueron detectados en los sedimentos de esos lagos.

Según el investigador Sergi Pla, el equipo se vio sorprendido por la presencia de una capa de sedimento diferente en todos los lagos, datada de la misma época, que iba después de una capa gruesa de piroclasto. Otro coautor del estudio, Santiago Giralt, destacó que estos sedimentos “tenían un origen terrestre y se depositaron de manera abrupta” en el fondo de los lagos, lo que sugiere que en el lugar ocurrió “un gran terremoto que afectó a toda el área, Este hallazgo a su vez sugiere a los investigadores que probablemente no se trató de un terremoto común, sino que fue “generado por el derrumbe de la caldera del volcán de la isla Decepción, Los científicos compararon la potencia de esa erupción con la del volcán Tambora en Indonesia en 1815, que causó una baja de la temperatura a nivel mundial, evento conocido como el año sin verano en 1816.

Fuente: RT