Movimientos sísmicos registrados en el desierto de Utah revelan que un campo volcánico subterráneo sigue activo

Movimientos sísmicos registrados en el desierto de Utah revelan que un campo volcánico subterráneo sigue activo
Movimientos sísmicos registrados en el desierto de Utah revelan que un campo volcánico subterráneo sigue activo

Una serie de eventos sísmicos registrados en septiembre de 2018 y en abril de 2019 en Utah (EE.UU.) fue analizada por expertos, que comprobaron que su origen estaba vinculado con el campo volcánico de Black Rock, en la zona del desierto de Sevier. Se trata de un antiguo sistema cuya última erupción fue registrada hace más de mil años, publicó recientemente Geophysical Research Letters.

Las secuencias sísmicas fueron detectadas por sismómetros de la Red Sísmica Regional de Utah y por instrumentos del proyecto Utah FORGE, del Departamento de Energía de EE.UU. Al analizar la información, los científicos descubrieron que los movimientos no habían sido consecuencia de la actividad tectónica, sino que su origen era otro.

“Nuestros hallazgos sugieren que el sistema está aún activo y que los terremotos fueron probablemente el resultado de un movimiento relacionado con fluidos en el área”, explicó la sismóloga de la Universidad de Utah Maria Mesimeri, quien agregó: “Los terremotos podrían ser el resultado del líquido que presiona entre las rocas o de la deformación del movimiento del fluido que estresó las fallas superficiales”.

De acuerdo con los autores de la investigación, las “señales sísmicas” de estos terremotos fueron “inusuales” y no tenían las características de los terremotos tectónicos, por lo que descartaron la posibilidad de que estuvieran relacionados con el colapso o explosión de minas. “Confirmamos que los dos terremotos son poco profundos y encontramos una deformación superficial distinguible”, señalaron.

Además, informaron que el movimiento de fluidos volcánicos dentro del campo Black Rock, podía tratarse de agua caliente o magma rocoso. Pese a que los eventos registrados pueden llegar a repetirse en el futuro, los científicos no tienen evidencia de ello, aunque consideran que los sismos son un recordatorio de que Black Rock aún está activo y hay que prestarle “más atención”.

¡Si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales! ¡Deja tu comentario!