Polvo del Sahara impiden formación de ciclones en el Atlántico

Polvo del Sahara en el Atlántico
Polvo del Sahara en el Atlántico

La presencia en el océano Atlántico de nubes de polvo provenientes del Sahara son la causa de la tranquilidad ciclónica que se ha registrado durante la primera quincena de agosto, periodo en el que no se formó ninguna depresión tropical.

Eugenio Mojena López, asesor del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, explicó a Granma que dichas nubes crean un ambiente muy hostil para el surgimiento de ciclones tropicales, debido a que aportan aire muy caliente y seco con valores mínimos de humedad relativa.

Además, incrementan la cizalladura vertical del viento en las altas capas de la atmósfera, lo que imposibilita a cualquier sistema meteorológico concentrar la energía necesaria para formarse y fortalecerse.

Según el especialista, durante julio y en la primera quincena de agosto llegó bastante cantidad de polvo del Sahara a la zona de máxima actividad ciclónica en el Atlántico tropical, situada entre los 10 y 20 grados de latitud norte, y los 20 y 60 grados de longitud oeste.

No obstante, este fenómeno debe comenzar a disminuir paulatinamente, por lo que la denominada “calma ciclónica” puede terminar.

Este año solo se han formado dos organismos con nombre: en mayo, la tormenta subtropical Andrea, y en julio, la tormenta tropical Barry, que llegó a alcanzar la categoría de huracán.

Sin embargo, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) previó un aumento del número de tormentas para 2019, debido a la disipación del fenómeno atmosférico de El Niño.