Pueblo de Canadá pide ayuda ante una invasión de focas

El pueblo de Roddickton-Bide Arm pidió ayuda a la guardia costera canadiense para expulsar a unas 40 focas que se instalaron en las calles y los jardines de esa pequeña localidad del norte de la isla de Terranova, en el océano Atlántico.

Situado en el extremo norte de Terranova, el pueblo está en la ruta de migración de las focas que abandonan el Ártico y Groenlandia en invierno para acudir a las costas y al golfo de San Lorenzo, más al sur, para parir en primavera.

Los habitantes de la localidad dejan por tanto que las focas ocupen la entrada de sus garajes o las calles, como se puede ver en imágenes y vídeos publicados en las redes sociales. Según biólogos entrevistados por los medios canadienses, las focas están un poco desorientadas, no logran regresar al océano Atlántico y permanecen en la banquisa que rodea el pueblo.

Fuente: unotv