Qué es el síndrome de Kawasaki y cómo se relaciona con Covid-19

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa

Médicos de la OMS intentan tranquilizar a padres de todo el mundo luego de que científicos del Reino Unido advirtieran sobre una manifestación del síndrome de Kawasaki, que provoca la inflamación de arterias, en niños infectados con Covid-19.

Según los expertos, se trata de un fenómeno que «parece ser muy poco frecuente».

La alarma se desató a raíz de una advertencia del Sistema Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido, que a fines de abril describió la aparición de «inflamaciones multisistémicas» en niños diagnosticados con COVID-19.

Los médicos británicos se sorprendieron al ver que niños con cuadros graves de COVID-19 presentaban «signos de síndrome de shock tóxico y formas atípicas del síndrome de Kawasaki», una enfermedad rara que afecta a niños y que provoca la inflamación de las paredes de los vasos sanguíneos en el cuerpo.

Los niños analizados experimentaron dolores abdominales junto a síntomas gastrointestinales e inflamación de las membranas del corazón.

La relación con el coronavirus surgió cuando los médicos detectaron que algunos pacientes dieron positivo a los test de COVID-19. Otros dieron negativo, aunque se detectó en ellos anticuerpos contra el virus.

Según recogió el periódico británico The Guardian, en el Reino Unido se detectó a una docena de niños con esta combinación de síntomas. Todos fueron derivados a cuidados intensivos y uno de ellos requirió tratamiento de oxigenación especial debido a que ya no podía respirar por sí mismo.

La preocupación llegó a médicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que analizaron los casos para determinar si efectivamente se relaciona con la pandemia de coronavirus.

María Van Kerkhove, que encabeza el equipo técnico de la OMS sobre COVID-19, sostuvo que la aparición de estos síntomas en niños con coronavirus «parece ser muy poco frecuente».

«Hemos pedido a la red global de médicos que estén en alerta y que recopilen información para que podamos entender mejor y ajustar los tratamientos, pero parece ser algo muy poco frecuente», amplió, en una rueda de prensa desde la sede de la OMS en Ginebra.

Michael J. Ryan, director de programas de emergencia del organismo internacional, procuró tranquilizar a los padres de los niños al remarcar que se trata de casos raros y excepcionales.

«La inmensa mayoría de los niños que contraigan COVID-19 tendrán una enfermedad leve y se recuperarán por completo», sostuvo.

¿Qué es el síndrome de Kawasaki?

La aparición de estos síntomas en algunos niños volvió a poner sobre la mesa al síndrome de Kawasaki, caracterizado por primera vez en la década de 1960 por el médico japonés Tomisaku Kawasaki tras detectar los síntomas en varios niños.

La causa de la enfermedad sigue siendo desconocida por los médicos. Si bien se considera que puede ser una bacteria o un virus, el vector aún no fue identificado. A diferencia de otras infecciones, el síndrome de Kawasaki no es contagioso y no puede ser transmitido de un niño a otro.

Los médicos señalan que la enfermedad puede afectar a niños de cualquier edad. Es más frecuente en niños mayores de cinco años y se presenta con mayor gravedad en menores de 1 año.

Según detalla un informe de la Clínica Mayo, el síndrome presenta síntomas en tres etapas. Durante la primera el niño puede presentar:

  • Fiebre que con frecuencia es superior a 39 °C y dura más de tres días
    Ojos extremadamente rojos sin una secreción espesa
  • Erupción en la parte principal del cuerpo y en la zona genital
  • Labios rojos, secos y agrietados y lengua extremadamente roja e hinchada
  • Piel roja e hinchada en las palmas de las manos y en las plantas de los pies
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello y tal vez en otra parte
  • Irritabilidad

En la segunda etapa, los síntomas cambian a:

  • Descamación de la piel de las manos y de los pies, sobre todo en las puntas de los dedos, a menudo, en forma de láminas grandes
  • Dolor articular
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor abdominal

Se considera una tercera etapa a la paulatina desaparición de los síntomas, un período que puede llevar hasta ocho semanas.

Fuente: Sputnik

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu Comentario
Por favor escribe tu Nombre