Radar meteorológico detecta una extraña nube

Extraña nube captada hace unos dias Twitter @NWSSanDiego
Extraña nube captada hace unos dias Twitter @NWSSanDiego

Funcionarios del Servicio Meteorológico Nacional estadounidense (NWS) de la ciudad californiana de San Diego detectaron en su radar la aparición de una mancha en la noche del  martes que se movía sobre el sur del condado de San Bernandino.

La misteriosa nube se robó la atención de los expertos porque dentro de sus pronósticos no se esperaba ningún fenómeno climático que pudiera coincidir con lo que mostraban sus pantallas.

“Fue muy extraño porque era un día relativamente claro y realmente no esperábamos lluvia o tormentas eléctricas, pero nuestro radar indicaba que había algo allá afuera”, relató la meteoróloga del NWS Casey Oswant en declaraciones a NPR.

Con el fin de descubrir qué estaba sucediendo, Oswant y los demás científicos contactaron a un observador del clima que se encontraba en Wrightwood, muy cerca de la enigmática masa.

Según el colaborador, se trataba de un enjambre gigantesco de mariquitas. La NWS escribió al respecto en su cuenta de Twitter. Con el fin de descubrir qué estaba sucediendo, Oswant y los demás científicos contactaron a un observador del clima que se encontraba en Wrightwood, muy cerca de la enigmática masa.

Según el colaborador, se trataba de un enjambre gigantesco de mariquitas. La NWS escribió al respecto en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con la meteoróloga, los insectos volaban a casi medio kilómetro por encima del suelo, formando una nube de casi 16 kilómetros de ancho, y ante los radares se asemejaban a una “tormenta ligera”.

No obstante, no hay más evidencias que respalden la idea de que la alerta en el radar fuera provocada por estos pequeños coleópteros. Los investigadores intentan confirmar su teoría, pero la poca visibilidad debido a que todo ocurrió en la noche ha dificultado obtener pruebas.

“Definitivamente no son pájaros y no son murciélagos, pero todavía no estamos seguros de si se trata de mariquitas”, dijo Alex Tardy, de la NWS, al diario Británico The Guardian.

Subrayó que el radar detectó “un montón de cosas pequeñas del tamaño de grandes gotas de lluvia”, que también podrían haber sido pedazos de aluminio u otros materiales que suelen dispersar los militares en el aire para dificultar detecciones.

El entomólogo Steve Heydon, de la Universidad de California, califica de inusual que miles de estos insectos migraran al mismo tiempo y afirma que suelen entrar en actividad a una temperatura cercana a los 15°C, y esa noche fue más fría que eso.

El científico James Comett, autor de varios libros sobre ecología, también se mostró escéptico y argumentó que no es una época habitual de migración en las mariquitas, y que un enjambre de ese tamaño tendría que haber oscurecido los cielos de la región.

Según comentó al diario The Desert Sun, generalmente las mariquitas se dirigen al norte en busca de comida durante la primavera y el peso de sus alas no les permite volar tan alto como para producir un eco de radar.

La macha en el radar desapareció y los observadores climáticos perdieron de vista a las supuestas mariquitas. La mayoría de los expertos coincide en la singularidad y lo excepcional del hecho, pero ahora es casi imposible saber exactamente qué pasó.

Para mas noticias de México y el Mundo visita la pagina.