Regiones tropicales pobres sufrirán más los embates del calentamiento global

Debido al calentamiento global, es probable que las regiones tropicales más pobres sufran con mayor impacto las consecuencias que este fenómeno traerá consigo en las próximas décadas.

Hasta ahora, el calentamiento global se entiende como que el planeta se calienta debido a los gases de efecto invernadero que se emiten a la atmósfera, pero la forma en que se calienta aún no se ha comprendido del todo.
Un nuevo estudio sugiere que el cambio debería ser comprendido a través de los cambios en la variabilidad de las temperaturas, cambios altos y bajos más intensos, por ejemplo, en ese escenario, es probable que algunos lugares respondan de forma distinta a otros.

Un equipo de investigadores en los Países Bajos, Francia y Estados Unidos es responsable de la nueva investigación, que indica que los trópicos son especialmente sensibles a los cambios en la temperatura.
Esto se debe al impacto que la humedad en el suelo tiene sobre las temperaturas locales. De esta forma, la investigación apunta que un pequeño aumento en la temperatura puede resecar los suelos y provocar el aumento en la temperatura local por pérdidas de agua en la evaporación.
Para tener una idea de qué partes del planeta serán las más afectadas, los científicos analizaron 37 simulaciones de modelos climáticos, pero en lugar de usar promedios de temperatura global, aplicaron cambios en la desviación estándar de las temperaturas mensuales en la escala local.
De esta forma, las simulaciones permitieron tener en cuenta la variabilidad de la temperatura en todo el mundo al hacer sus predicciones.
Los investigadores informan que los mayores impactos se presentan en lugares como la cuenca del Amazonas, el sudeste asiático, Australia y algunas partes de África. Estos lugares además, suelen ser más pobres que otros países y menos responsables del calentamiento del planeta.
De hecho, según los modelos, por cada grado de calentamiento global, la variabilidad de la temperatura aumentará hasta en un 15% en el sur de África y el Amazonas, y hasta un 10% en el Sahel en África, India y el sudeste asiático.
Por el contrario, la mayoría de los países desarrollados no verán una variabilidad tan alta: Australia, señalan, es una excepción notable.
De esta forma, si los trópicos experimentan una mayor variabilidad tal como lo muestran las simulaciones lo que da como resultado es un suelo más seco que traería como consecuencia la muerte de los árboles.
Los investigadores, de las universidades de Exeter en el Reino Unido, Wageningen en los Países Bajos y Montpellier en Francia, descubrieron este “patrón injusto” al abordar el difícil problema de predecir cómo los extremos climáticos como las olas de calor y las tormentas invernales podrían cambiar el clima.
“Los países que menos han contribuido al cambio climático y tienen el menor potencial económico para hacer frente a los impactos enfrentan los mayores incrementos en la variabilidad de la temperatura”, explicó el autor principal de la investigación Sebastian Bathiany, de la Universidad de Wageningen.
“Los países afectados por este doble desafío de la pobreza y la creciente variabilidad de la temperatura ya comparten la mitad de la población mundial, y las tasas de crecimiento de la población son particularmente grandes en estos países.
“Estos aumentos son malas noticias para las sociedades tropicales y los ecosistemas que no están adaptados a las fluctuaciones fuera del rango típico”, lamentó Tim Lenton, coautor de la investigación en la Universidad de Exeter.
El resultado final: más emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera, la principal causa del aumento en las temperaturas globales.