Así fue el rescate de los cuatro niños atrapados en la cueva en Tailandia

Cuatro de los 12 niños atrapados en una cueva parcialmente inundada en Tailandia han sido rescatados con éxito y trasladados a un centro médico tras pasar exámenes físicos en el hospital de campaña cerca de la cueva.

Los rescatados han sido identificados como Nattawut ‘Tle’ Takamsai, de 11 años; Monhkhol Boonpiam, de 13; Prajak Sutham, de 14 y Pipat Bodhi, de 15 años.

Hambrientos y exhaustos los niños fueron trasladados de urgencia en un helicóptero militar al hospital Chiang Rai Prachanukroh, que se encuentra a 56 kilómetros del lugar del rescate. Allí ya los esperaban unos 35 médicos. La condición de uno de los menores resacados “causa preocupación”, de acuerdo con los reportes.

El gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osatanakornha elogiado la operación de este domingo. Según Osatanakorn, el primer niño incluso salió de la cueva más de tres horas antes de lo esperado.

“Esta mañana esperábamos que el primer niño saliera alrededor de las 21:00 (hora local), pero resultó que el primer niño salió a las 17:40”, dijo el gobernador, agregando, que el segundo menor estaba fuera de la cueva unos 10-20 minutos después. Los otros dos salieron a las 19:40 y a las 19:50, respectivamente.

Mientras tanto, la operación de rescate se reanudará dentro de 10-20 horas, cuando las condiciones dentro de la cueva sean adecuadas, agregó el funcionario. El jefe de la operación, por su parte, explicó que los trabajadores de rescate necesitan tiempo para prepararse para la próxima etapa, porque “se ha agotado todo el oxígeno”.

Operación de rescate

Las autoridades de Tailandia han dado comienzo a la complicada operación de rescate de los niños que llevan más de dos semanas atrapados en una cueva del norte del país este domingo. En la misión toman parte 18 buzos (13 extranjeros y cinco tailandeses). Los rescatistas entraron en la cueva a las 3:00 UTC. Los niños están siendo llevados a la superficie acompañados por dos buzos cada uno.

Atravesar el sistema de cuevas para llegar hasta el lugar donde se refugian los niños lleva a los socorristas más de cinco horas. Los peligros de esta operación se hicieron evidentes este viernes con la muerte de uno de los buceadores que participaban en las tareas de asistencia.