Tormenta solar azota la Tierra

Una alerta de tormenta geomagnética está vigente desde ayer jueves 16 de mayo hasta hoy viernes 17 de mayo. Los meteorólogos espaciales en el Centro de Predicción del Clima Espacial de los Estados Unidos (SWPC, por sus siglas en inglés) han rastreado tres olas de energía solar que se lavan sobre la Tierra.

La energía solar de tres de las llamadas eyecciones de masa coronal (CME por sus siglas en inglés) ha provocado una perturbación en la magnetosfera del planeta. Las CME son poderosas ráfagas de partículas cargadas y plasma dirigidas hacia la Tierra.

El SWPC dijo: Se emitió una alerta de tormenta geomagnética G2 moderada para el 16 de mayo de 2019, debido a una serie de CME que se espera que comiencen el 15 de mayo y duren hasta el 17 de mayo.

“También está vigente una alerta de tormenta G1 menor del 15 al 17 de mayo”. Se espera que la tormenta G2 de este viernes 17 de mayo produzca efectos fascinantes de aurora en las partes más septentrionales del hemisferio norte. Pero también hay efectos más peligrosos asociados con las tormentas solares que interfieren con la atmósfera de la Tierra.

Mientras que las tormentas crean una hermosa aurora, también pueden interrumpir los sistemas de navegación. Las tormentas moderadas de G2 tienen el poder de interrumpir las redes eléctricas al causar daños al transformador en los sistemas de energía de “alta latitud”.

Las operaciones de las naves espaciales también pueden verse afectadas y “el control terrestre puede requerir acciones correctivas para la orientación”. Los sistemas satelitales y GPS también pueden verse afectados.

El SWPC dijo: “Durante las tormentas, las corrientes en la ionosfera, así como las partículas energéticas que precipitan en la ionosfera, agregan energía en forma de calor que puede aumentar la densidad y la distribución de la densidad en la atmósfera superior, causando un arrastre adicional de los satélites”.

“Si bien las tormentas crean una hermosa aurora, también pueden interrumpir los sistemas de navegación como el Sistema de navegación global por satélite (GNSS) y crear corrientes dañinas geomagnéticas (GIC) en la red eléctrica y las tuberías”. Fuente: panorama.com