¿Qué tan grande puede ser un tsunami en el Caribe?

En el marco de la reunión anual de la American Seismological Association se discutió sobre los tsunamis en el mar Caribe y un posible origen para los mismos. Christa von Hillebrandt-Andrade, fue la principal exponente que compartió algunas ideas al respecto.

El tsunami en el Océano Índico en diciembre de 2004 hizo que investigadores evaluaran si un terremoto de magnitud 9.0 y el tsunami resultante también podrían ser un riesgo probable para la región del Caribe.

“Antes de 2004, pensábamos que un terremoto de magnitud 8 era el más grande que pudiéramos ver en el Caribe, sobre la base de la historia de los terremotos y la longitud y el movimiento de las fallas”, explicó Crista von Hillebrandt-Andrade en la reunión anual de la Sociedad de Sismólogos de América (SSA, en inglés).

La preocupación para Hillebrandt de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos es si algunas falllas en la región del Caribe podrían provocar sismos de magnitud 8.6 o superior y con qué medidas de prevención se cuentan.

“Ha pasado mucho tiempo desde que un gran terremoto y tsunami golpearon la región, pero casi 3 mil 500 personas han perdido la vida en los últimos 500 años a causa de los tsunamis en el Caribe”, explicó von Hillebrandt-Andrade.

“La vulnerabilidad es enorme porque gran parte de la población e infraestructura se encuentra a lo largo de la costa”.

La región contiene varias zonas y fallas de subducción grandes, la mayoría de las cuales se ubican en alta mar y son difíciles de estudiar. Un enfoque particular es la zona de subducción asociada con la Fosa de Puerto Rico, ubicada al norte de Puerto Rico y aproximadamente en la frontera del Mar Caribe y el Océano Atlántico.

Un gran terremoto en esta zona podría producir un tsunami que tardaría sólo 20 minutos en llegar a las costas de Puerto Rico.

A pesar de que no existe evidencia histórica de ningún terremoto magnitud 9 en dicha falla, hay un poco de movimiento oblicuo que absorbe parte de la energía y no crea la gran compensación del fondo marino que crea un tsunami, según explica la SSA a través de su página de internet.

Otra de las preocupaciones en el área es un tsunami provocado por deslizamientos de tierra submarinos que podrían ocurrir después de un terremoto de tamaño más moderado, porque previamente se han descubierto rastros de deslizamientos de tierra muy grandes a lo largo de las zonas escarpadas del lecho marino dentro de la zanja.

Además, el equipo que preside von Hilldebrandt-Andrade, también analiza regiones que incluyen a las Antillas Menores, la República Dominicana y el área costa afuera del norte de Panamá.

Por su parte von Hillebrandt-Andrade explica que a menudo, los planificadores de gestión de emergencias trabajan con escenarios, pero no se enfocan en las probabilidades de un tsunami que puede impactar en un rango de tiempo específico.

Al respecto, von Hillebrandt-Andrade dice que “sería realmente útil tener más sismología en el fondo del océano, donde podemos colocar sismómetros en el fondo marino cerca de estas fallas para que podamos apreciar más su movimiento y para extrapolar el movimiento de sismos más pequeños”. “

La respuesta sería más paleoseismología, que identifica y analiza la evidencia de terremotos pasados, y eso ayudaría a los investigadores a identificar la recurrencia de posibles grandes terremotos

“Hay un gran desafío al lidiar con un peligro tan infrecuente, que puede olvidarse o pasarse por alto porque las personas pueden preocuparse por eventos más inmediatos como la temporada anual de huracanes. Pero los tsunamis tienen el potencial de matar a mucha gente si no respondemos adecuadamente”, concluyó.

Fuente: SkyAlert